PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE EL HÁBITO DE CHUPARSE EL DEDO

 En niños e higiene dental

El hábito de succionar el dedo es algo que muchos bebés suelen hacer desde pequeñitos. De hecho, se ha comprobado que ya en las ecografías se puede ver como los bebés se succionan el dedo.

El reflejo de succión es un gesto natural que controlado, no ha de dar ningún tipo de problema para el niño. Pero: ¿Por qué lo hacen? ¿Qué puede suponer para los dientes? ¿Qué puede suponer para los dientes?

¿POR QUÉ LO HACEN? SUCCIONAR EL DEDO LES RELAJA Y LES RECONFORTA

Para un bebé este reflejo representa alimento, cercanía de la madre y por lo tanto tranquilidad y seguridad. Succionar les relaja, pero también puede ser un reflejo de su estado de ánimo o sus necesidades. Este gesto puede estarnos diciendo que están cansados, tienen hambre o incluso que están estresados. ¡Por lo que hay que controlar muy bien qué nos está diciendo nuestro hijo con este reflejo! 

¿QUÉ PUEDE SUPONER PARA LOS DIENTES DE LOS NIÑOS?

Una de las problemáticas principales derivadas de la succión del dedo es la posible deformación del paladar, y con él la de dientes y mandíbula.

Como hemos dicho, chuparse el dedo es un gesto normal que en la mayoría de los casos va desapareciendo a medida que el niño crece. Pese a todo, esta succión supondrá un problema si el niño no ha perdido el hábito a los 5-6 años.

En este caso, los dientes que ya están en formación pueden ver afectada su disposición, del mismo modo que la oclusión de la mandíbula puede no desarrollarse correctamente.

Además, el dedo de los pequeños también puede sufrir heridas y malformaciones dado el tiempo que pasa dentro de la boca.

¿QUÉ HACER PARA DEJAR ESTE HÁBITO?

La mayoría de niños realizan este reflejo para tranquilizarse, e incluso en otros casos cuando se aburren. Por ello, la clave es buscar otro estímulo que sea sustitutivo e intentar ayudarles.

Dormir con un peluche o una mantita para que se sientan confiados, contarles un cuento antes de dormir para que duerman tranquilos, controlar muy bien sus horas de sueño para que duerman mejor…. Son algunos de los consejos que pueden ayudarte para que poco a poco elimine este hábito.

En el caso de que sea por hábito y rutina, añadir juegos y retos para que dejen de chuparse el dedo también puede ser muy útil. Motivar al niño siempre es una muy buena opción para que deje sus malos hábitos, por lo que ejercer un refuerzo positivo a medida que lo vaya dejando será muy beneficioso para que poco a poco deje de succionarse el dedo.

Por ejemplo,  si lo tomáis como un reto puede ir recibir “premios” o algún tipo de incentivo. La cuestión es no hacer que el niño se sienta mal por lo que hace. ¡Y ayudarles al máximo!

Fuente: Freepik <a href=’http://www.freepik.es/foto-gratis/pretty-little-child-tiene-el-dedo-de-la-madre-sentado-en-sus-brazos_1120191.htm’>Designed by Freepik</a>

Artículos recomendados