Lola, la marchosa, selecciona los sabores más dulces para tu pasta de dientes

 En niños e higiene dental

¿Conoces a Lola?

La marchosa Lola es uno de nuestros Monstruos GUM, y junto con el resto del equipo, protege la boca de los más peques manteniendo una correcta salud oral. Su misión es seleccionar los mejores sabores para que la pasta de dientes sea dulce y con sabor a frutas. Con ello, consigue que a los niños les agrade e incorporen el cepillado más fácilmente en su rutina.

Desde que el bebé está en el útero materno ya recibe los sabores de la dieta materna a través del líquido amniótico. De hecho, hacia el final del embarazo es capaz de reaccionar con expresiones fáciles ante diferentes sabores como los amargos y los dulces. La preferencia hacia los sabores dulces es innata.  Diferentes estudios realizados a neonatos han demostrado una aceptación elevada del gusto dulce en diferentes culturas y zonas del mundo, y el rechazo a los sabores amargos.

El rechazo hacia los sabores amargos forma parte de la biología básica, las papilas gustativas de un bebé son especialmente sensibles hacia los sabores amargos. Esto les protege de la ingestión de productos en mal estado o venenosos, ya que normalmente se asocia la toxicidad a estos sabores. Es una aversión natural y forma parte de nuestro instinto de supervivencia. Este rechazo al sabor amargo disminuye el riesgo de envenenamiento accidental durante la infancia, época en la cual existen mayores probabilidades que suceda debido a que los niños se llevan cualquier cosa a la boca.

En cambio, con los sabores dulces el organismo interpreta que son sabores “seguros”. Además, el sabor dulce les recuerda al sabor de la leche materna y por ello lo prefieren, es otro mecanismo de supervivencia que ayuda a que los niños prefieran la leche de su madre a otros alimentos, evitando una posible desnutrición. Por otro lado, la leche materna reconfortar y ayuda a calmar al bebé, asociando el sabor dulce a un momento placentero.

Por todo ello, el sabor es un factor clave en las pastas de dientes infantiles. Lola lo sabe y para conseguir que los niños incorporen el cepillado de mejor manera a su rutina diaria, se encarga de buscar y seleccionar aquellos sabores que por su dulzor puedan agradar a los niños.

Sunstar GUM conoce las preferencias de los más pequeños de la casa y con la ayuda de Lola han elegido dos sabores dulces y frutales para sus pastas de dientes infantiles.  Para los niños entre 2 y 6 años la pasta dentífrica tiene sabor a fresa, el preferido de los niños a esta edad. Y para los niños de más de 7 años, sabor a tutti-frutti.

Lola es la mejor seleccionando sabores y con el resto de sus compañeros del Equipo Monstruos GUM consiguen eliminar a los monstruos malos de la boca y mantener una correcta salud oral. Si quieres conocer al último miembro de este equipo, no te pierdas el post de la semana que viene.

Próximamente, a través de nuestra página de Facebook, daremos a conocer una sorpresa que estamos preparando para todos vosotros.  Si aún no nos sigues, visítanos en Sunstar Iberia.

Artículos recomendados
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text.