Todo lo que necesitas saber sobre la caries dental

 En Cuidado bucodental

La caries es más frecuente de lo que pensamos. La OMS calcula que casi el 100% de los adultos en todo el mundo tienen caries dental.

Este problema tan común viene causado por la destrucción de los tejidos de nuestras piezas dentales debido a la presencia de ácidos producidos por bacterias bucales.

Pero, ¿Qué crea una caries? ¿Cómo podemos evitar tener una?

CLAVES PARA LA APARICIÓN DE CARIES

  • Alimentación:

 Las probabilidades de sufrir caries dependerán en gran parte de nuestros hábitos alimenticios. Los alimentos con alto contenido en azúcar o carbohidratos son aquellos que producen caries con más facilidad.

¿Por qué? Las bacterias de nuestra boca convierten estos alimentos en ácidos que combinados con la saliva, dan lugar a la placa que se acumula en nuestros dientes.

  • El ataque de la placa: 

Si dejamos que esta placa se siga acumulando y no la eliminamos después de las comidas, estos ácidos acabarán afectando a los dientes creando pequeños surcos en su superficie.

En sus estadios más primarios la caries puede ser indolora, pero a medida que avance, destruya la dentina interna de la pieza y llegue a la pulpa del diente, puede ser muy dolorosa.

ES MEJOR PREVENIR QUE CURAR

La gran mayoría de problemas bucodentales se podrían haber evitado gracias a unos buenos hábitos de salud oral. La caries es un buen ejemplo, ya que si adquieres una buena rutina de cuidados  podrás mantenerlas a raya.

  • Unos buenos hábitos de higiene oral:

Mantén tus dientes lo más limpios posibles. Cepíllalos después de cada comida, aconsejablemente 3 veces al día ¡Y no te olvides de la higiene interdental! El uso de colutorios o palillos interdentales puede ser de gran ayuda.

  • Alimentación equilibrada: 

 Cuanto más sana sea tu dieta, más lo agradecerán tus dientes. La manzana, la zanahoria o los alimentos probióticos, como los yogures pueden ser muy beneficiosos para nuestra salud oral.

Además, el flúor puede ser nuestro gran aliado para fortalecer los dientes y hacerlos más resistentes a la aparición de caries. El té o algunos pescados como la sardina y el salmón son ricos en flúor ¡Así que aprovéchate de estas fuentes tan deliciosas!

  • ¡No olvides visitar a tu odontólogo!

Realizar como mínimo dos visitas anuales a nuestra clínica odontológica es básico para controlar que todo esté bien en nuestros dientes y encías. ¡No tengas miedo! Si realizas tus visitas y sigues unos correctos hábitos de higiene oral, podrás olvidarte de las caries y de los posibles problemas periodontales.

Si quieres que la caries se quede fuera de tu vida, no dudes en adoptar hábitos de vida saludables, y no te preocupes… ¡Podrás darte tus caprichos dulces siempre y cuando después realices una correcta higiene bucal!

 

 

 

 

 

Artículos recomendados