Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/31/d662521431/htdocs/wp-includes/post-template.php on line 284

¿Quién habita en la boca? #enciasGUM

 En Cuidado bucodental

¿Quién habita en la boca?

Paroex

Paroex

Quizá lo desconozcas, quizá no, pero en nuestra boca viven millones de bacterias y hongos, cada uno de ellos con una función, buena o mala. Un ecosistema que hay que cuidar, limpiar y tratar, si queremos presumir muchos años de tener unos dientes sanos.

Todos estos «bichos», de 200 a 500 especies diferentes de bacterias en unos dientes bien cepillados, viven flotando en la saliva, pegados a la lengua, a los dientes o en las mucosas.

Estos microseres, también llamados microbiota, no están por igual en todas las bocas. Cada una tiene los suyos, dependiendo de la edad, el sexo, incluso su hábitat.

Los surcos de las encías y las fisuras dentales son espacios protegidos en donde las bacterias se refugian de la acción de la lengua, la saliva y la limpieza dental. Es ahí donde se va formando la placa dental por acumulación de bacterias y también donde empiezan a producirse, por falta de cuidado, las enfermedades infecciosas dentales, como el sarro, la gingivitis y la periodontitis.

La placa dental es inherente a la boca, una fina capa invisible salvo a microscopio que se acumula en torno a las piezas dentales, formada por bacterias propias de la boca, restos de comida y saliva.

Después de un buen cepillado, la placa no desaparece pero sí tiene que volver a empezar de cero su labor, de ahí la importancia de cepillarse los dientes al menos tres veces al día. Ella es la responsable de las caries dental, de los sangrados de las encías, de la formación del sarro y del mal aliento, además de la aparición de otras enfermedades de la boca mucho más graves.

Desde enciasGUM  te recomendamos que visites al menos dos veces al año a tu dentista e higienista dental y que sigas de manera constante sus consejos para mantener tu boca a salvo de bacterias «malas» que pueden llegar a complicar la existencia de piezas dentales propias y también otros aspectos de la salud relacionados con otras áreas (cardiología, embarazo, diabetes…).

¡Y a seguir disfrutando de tu boca con salud!

EPR

Artículos recomendados